El ozono para desinfección de superficies

Notas de diferentes datos obtenidos en pilotajes para la validación técnico-comercial de aplicaciones relacionadas con las desinfección de superficies.

El siguiente texto es meramente informativo y lo escribo dada la gran cantidad de consultas que estoy recibiendo a raíz de la pandemia de la COVID-19.

Por razones de confidencialidad no puedo proporcionar nombres de empresas ni datos técnicos específicos.

He realizado pruebas piloto para la dosificación de ozono en fase gas y fase líquida. En fase gas para una empresa cárnica, una sala blanca de procesado de pollos y una para la industria del corcho. Luego 2 pruebas piloto para la aplicación de ozono disuelto en agua aplicado en forma de vapor: una para desinfección de suelos y  la otra para el lavado de frutas en la línea de transporte.

Cabe decir que cada pilotaje buscaba eliminar algún agente en particular o un grupo de ellos pero que nunca se llegó a conseguir un test cualitativo favorable sin afectar el producto a tratar (por oxidación).

En lo que respecta al pilotaje en la industria cárnica, se buscaba la disminución de niveles de salmonela, cosa que nunca se llegó a conseguir, aun y cuando se aplicaron métodos de oxidación avanzada. Una suposición plausible es que las superficies estaban cubiertas de grasa, lo que cumplía el papel de escudo de la superficie en si.

En la sala blanca de procesado de pollos se vieron los mismos resultados en algunos lugares en presencia de grasas  pero  se consiguieron resultados muy favorables en duetos de transporte de aire y en la zona de vestuarios. Los resultados de los cultivos demostraron que a tiempos de exposición de horas se conseguían buenos resultados. En este caso el cliente se reservó datos acerca de qué niveles buscaba bajar.

En la industrial del corcho, fue absolutamente favorable. De hecho algunos clientes utilizan exclusivamente ozono y se ha implementado el ozono en varias de las etapas de procesado.

En lo que a la aplicación de ozono disuelto en agua en forma de vapor, los resultados fueron negativos. Nunca se pudo tener noción exacta de la dosis de ozono que llegaba a la superficie, advirtiendo la notoria separación del ozono gas del líquido, por lo que se descartaron las pruebas piloto.

Mi opinión personal de acuerdo a los datos recogidos es que la forma de aplicación efectiva  para la desinfección de superficies es el ozono en fase gas,evitando la presencia de personas al momento de aplicarlo, con tiempos de  exposición dependiendo del generador de ozono utilizado (ver la entrada Riesgos del uso del ozono). Desde luego, ningún método de desinfección puede ser mejor que otro y esto depende en gran medida de cada caso y hay casos en que se emplea una combinación de varios métodos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *